Descubre Cordyceps Sinensis y sus beneficios

Un elemento importante de la medicina tradicional china, el Cordyceps Sinensis se conoce a menudo como el hongo oruga, y es un alimento único. También tiene propiedades extraordinarias en nuestro cuerpo y algunas de sus funciones. ¿Qué dice la investigación científica al respecto? ¿Cómo se usa Cordyceps sinensis, y cuáles son sus contraindicaciones? Respuestas.

Definición y composición de la planta

Muy a menudo presentado bajo el nombre de «hongo de oruga», el cordyceps sinensis es una especie de hongo ascomycetes, que proviene de la familia Cordycipitaceae. Tiene muchos otros nombres: «yarsagumbu», «Ophiocordyceps sinensis»… Es un hongo cuyo micelio suele crecer en el cuerpo de ciertos lepidópteros, especialmente en el cuerpo de la oruga. El carpóforo, que designa su parte aérea, tiene una forma particular que recuerda a un dedo. Puede medir entre cuatro y once centímetros de longitud. Este carpóforo comienza a desarrollarse cuando el insecto muere, como una extensión natural de su cuerpo. Este hongo es, por lo tanto, entomopatógeno: infecta a los insectos y aprovecha su muerte para desarrollarse.

Por regla general, la medicina tradicional utiliza el micelio del hongo, y por lo tanto su parte aérea, para tratar diversas dolencias. Hoy en día, el micelio de cordyceps sinensis se cultiva en un sustrato, que está hecho de arroz. Se cultivan unas diez cepas de este hongo. Los más extendidos son Cephalosporium sinensis y Paecilomyces hepiali. Estas dos cepas son las más utilizadas en los estudios clínicos.

Cordyceps sinensis consiste en gran parte de proteínas y aminoácidos. También contiene esteroles (beta-sitosterol, campesterol, ergosterol, dauchosterol) así como polisacáridos y poliaminas en pequeñas cantidades. Este hongo parásito contiene varios minerales como hierro, zinc, calcio, magnesio, manganeso, selenio y cobre. Algunas vitaminas también enriquecen su composición. Estas son las vitaminas E, K, B1, B2 y B12. Por último, Cordyceps sinensis también contiene cordycepina, ácidos grasos, ácidos orgánicos y nucleósidos (uridina, adenina, guanósido, timidina…). Esta composición excepcional la convierte en un elemento importante de la medicina tradicional china.

Origen e historia

Esta seta de aspecto peculiar es nativa del Tíbet. También se encuentra en ciertas regiones montañosas de China como Sichuan, Yunnan y Gansu. El cordyceps también está muy difundido en Bhután, la India y Nepal. Por lo tanto, sólo crece en ciertos países del continente asiático. Este hongo se encuentra principalmente en las regiones montañosas, a una altitud de más de tres mil metros.

Los chinos han estado usando cordyceps sinensis por más de mil años. Hace mucho tiempo, esta seta estaba reservada exclusivamente al Emperador de China y su corte debido a su rareza. En ese momento, se consideraba el hongo de los emperadores, y tenía el dulce nombre de «oro marrón». >Las leyendas chinas cuentan que el descubrimiento del hongo fue posible gracias a las cabras y yaks tibetanos. Los granjeros observaron los efectos del hongo en estos animales y dedujeron algunas propiedades específicas. En el Tíbet, el uso de cordyceps sinensis estaba entonces reservado exclusivamente al Dalai Lama.

Fue en 1976 que un atleta chino reveló al mundo los beneficios y virtudes de este inusual hongo. Ganó varias victorias en varias competiciones de carrera, que no dejaron de despertar la curiosidad de los occidentales y los científicos. Se llevaron a cabo numerosos estudios científicos sobre Cordyceps sinensis, la mayoría de ellos en China. Muy popular entre la población, su uso se extendió muy rápidamente en el país y en el resto del mundo. Hoy en día, es principalmente en forma de suplemento dietético.

Artículo Recomendado:  Pruebas caseras de anticuerpos contra el COVID-19: ¿Son incluso precisas?

Investigación y beneficios

La estimulación sexual

En China, el cordyceps sinensis se ha utilizado durante mucho tiempo, principalmente por sus propiedades benéficas sobre la sexualidad y la libido. De hecho, se han realizado varios estudios en Asia sobre este posible efecto del Cordyceps sinensis. En los estudios participaron cientos de personas y se demostró que el cordyceps sinensis puede estimular la función sexual de las personas que tienen una función sexual deficiente. Este efecto se observa cuando se consumen tres gramos del hongo por día. Por lo tanto, el hongo es efectivo tanto en hombres como en mujeres que carecen de tono sexual. En los hombres que sufren de impotencia o problemas de erección, los cordyceps también pueden ser un gran apoyo. Las mujeres pueden usarlas para tratar problemas sexuales, como la frigidez, pero también para reducir los síntomas relacionados con la menopausia.

Enfermedades respiratorias

También en China, los científicos han estudiado las indicaciones médicas del hongo en numerosos estudios. Su objetivo era determinar los posibles efectos del Cordyceps sinensis en las enfermedades respiratorias y sus síntomas. En estos ensayos, Cordyceps sinensis redujo significativamente los síntomas de varias enfermedades respiratorias, como el asma y la bronquitis crónica. Por otro lado, el cordyceps sinensis también ayuda a fortalecer el sistema inmunológico contra las infecciones y diversas dolencias comunes. En 2004 se comunicaron resultados muy prometedores en un estudio realizado en el congreso anual de la Sociedad Fisiológica Americana.

Cordyceps promueve el uso óptimo de oxígeno por el cuerpo y así ayuda a preservar los pulmones. En la misma lógica, ayuda a aliviar los ataques de asma y mantiene un flujo de aire normal a los pulmones.

Protección de los riñones, el hígado y los pulmones

Los efectos beneficiosos de Cordyceps sinensis se sienten en los órganos emunctorales del cuerpo humano. Estos son el hígado, los riñones y los pulmones. Durante mucho tiempo, este hongo se utilizó para tratar la mayoría de las enfermedades del hígado. En particular, ayuda a prevenir las enfermedades que afectan al hígado, como la fibrosis hepática, la esteatosis, la cirrosis y la hepatitis viral. El hongo fortalece entonces las funciones de los pulmones, los riñones y el hígado. Estas propiedades se ponen de relieve por los resultados de los estudios in vitro con cordyceps sinensis.

El hongo protege los riñones contra ciertas drogas y sus efectos tóxicos. Además, estimula la función renal, especialmente en las personas con insuficiencia renal. Los expertos creen que el hongo también puede reducir el riesgo de complicaciones y rechazo después de un trasplante de riñón. Por último, la nefropatía suele afectar a las personas con lupus. Es una enfermedad del riñón. En combinación con la artemisinina, los cordyceps pueden reducir la recurrencia de esta enfermedad en particular.

Estrés, depresión y fatiga

El Cordyceps es un hongo conocido por sus efectos vigorizantes en la energía vital. Las personas mayores que lo consumen a diario suelen notar una clara mejora de sus capacidades físicas y de su forma. Los médicos tradicionales chinos usan este hongo para tratar el estrés y la fatiga. Cordyceps actúa directamente sobre nuestras defensas naturales y estimula nuestra vitalidad, día tras día. Al consumir este hongo, nos volvemos más tolerantes a la fatiga y sus efectos, así como al exceso de trabajo. Por último, los ingredientes activos presentes en los cordyceps le permiten mantener un cierto equilibrio de nuestro sistema nervioso.

Artículo Recomendado:  Cannabis, cannabinoides y sueño: los mejores cannabinoides para dormir

En China y Asia, el Cordyceps sinensis es utilizado a menudo por los médicos tradicionales en el tratamiento de la ansiedad y la depresión. Luego se utiliza como suplemento dietético, cuyos beneficios son sorprendentes. En este contexto, ayuda a fortalecer nuestro bienestar psicológico y físico. Sus ingredientes activos también nos ayudan a recuperar la motivación y el coraje para enfrentar situaciones difíciles.

Un hongo anticancerígeno

Cordyceps sinensis suele estar incluido en las listas de los mejores remedios naturales para el cáncer. De hecho, este inusual hongo contiene cordycepina. Este es un ingrediente activo conocido por ralentizar el crecimiento de las células cancerosas. Por lo tanto, este hongo asiático limita la propagación de las células cancerosas en el cuerpo. Por otra parte, esta sustancia puede impedir que las células tumorales se adhieran a las células intactas del cuerpo cuando se consume en dosis elevadas.

En cierto modo, el Cordyceps sinensis ayuda a ralentizar el proceso del cáncer. Esto suele manifestarse en la destrucción de células, especialmente en la leucemia. Actualmente se están realizando estudios adicionales para determinar los efectos exactos de la cordyceps sinensis en el cuerpo y en el cáncer.

Otros beneficios de cordyceps sinensis

Cordyceps tiene una composición rica en varios nutrientes. Entre ellos, algunos son conocidos por sus efectos antioxidantes en el cuerpo. Le dan a Cordyceps sinensis un poder desintoxicante muy poderoso. Como tal, el hongo promueve la eliminación de toxinas, desechos diversos y el exceso de radicales libres. De esta manera, el cordyceps sinensis promueve un funcionamiento óptimo del metabolismo de nuestro cuerpo. El hongo también purifica los órganos y les proporciona los nutrientes esenciales para su buen funcionamiento. Además, al ser un antioxidante, ayuda a luchar contra el envejecimiento de las células y, por lo tanto, contra la aparición de arrugas.

Los componentes de los cordyceps también pueden fortalecer las capacidades físicas y la resistencia del cuerpo humano, especialmente en las personas mayores, cansadas o convalecientes. Los atletas también lo consumen por sus efectos beneficiosos en la optimización de la masa muscular y en la recuperación después del ejercicio.

Consumo, indicaciones y dosis

Los consumidores de cordyceps sinensis utilizan exclusivamente el carpóforo del hongo, que designa su parte aérea. Se encuentra entonces en cápsulas de extractos, pero también en polvo y en forma seca. En el mercado, no es raro encontrar cordyceps sinensis en su forma natural, especialmente en las herboristerías y tiendas chinas. Sin embargo, las cápsulas son la forma más adecuada de tomarlo para aprovechar al máximo los beneficios del hongo. También es la mejor manera de respetar la dosis máxima recomendada. Durante el tratamiento, tome descansos regulares de varios días o semanas para que su cuerpo tenga tiempo para descansar.

Tradicionalmente, se recomienda tomar entre cinco y diez gramos de polvo de cordyceps sinensis todos los días para aprovechar sus beneficios para la salud. Estas dosis suelen reducirse a tres gramos, especialmente en los estudios clínicos del Cordyceps sinensis. De hecho, tres gramos ya es una dosis suficiente para los consumidores que están acostumbrados a este hongo. Además, si este último es muy rico en ingredientes activos, es preferible no exceder esta cantidad diaria de tres gramos.

Artículo Recomendado:  Preparación del jardín para el invierno: 10 maneras fáciles de prepararse

Para un tratamiento personalizado con cordyceps sinensis, también es posible consultar a un profesional capacitado en medicina tradicional china. En caso de duda, consulte a su médico.

Asociación con otras plantas e interacciones

No se conoce ninguna asociación específica de cordyceps sinensis con otras plantas, hongos o alimentos. Se sabe simplemente que su acción puede añadirse a la de varias plantas medicinales como el ginseng, el fenogreco o la rodiola. En teoría, sus efectos pueden combinarse con los de las drogas y los suplementos con efectos inmunosupresores, como la ciclosporina. Si está sometido a un tratamiento de este tipo o por cualquier otra condición, no dude en consultar a su médico antes de iniciar un tratamiento de cordyceps sinensis.

Contraindicaciones

Es esencial respetar las dosis diarias prescritas por su médico o su practicante de medicina china. Si usted consume este hongo sin consejo médico, no exceda la dosis diaria de tres gramos de cordyceps sinensis. No se conocen contraindicaciones para su uso. Sin embargo, es más razonable atenerse a las dosis diarias habituales para un consumo responsable. Por otra parte, las mujeres embarazadas y lactantes también deben evitar el cordyceps sinensis debido a la falta de datos toxicológicos. Del mismo modo, los niños pequeños no deben consumir el hongo.

Cordyceps sinensis casi nunca causa efectos secundarios o reacciones adversas. Sin embargo, en algunos casos, ha causado erupciones en la piel, náuseas, somnolencia y diarrea. También puede causar sequedad de boca. El hongo puede aumentar ligeramente la cantidad de orina porque actúa en los riñones. Para evitar estos efectos, es importante tener en cuenta las indicaciones de consumo del producto. El Cordyceps sinensis se considera un hongo seguro siempre que los usuarios lo consuman en cantidades razonables.

Consejos: dónde y cómo comprar la planta

Cordyceps sinensis se encuentra principalmente en forma de polvo, como extractos. Luego son cápsulas, que se consumen como parte de una cura de complemento alimenticio. El hongo seco también se puede encontrar en algunos herbolarios y en forma de polvo. Sea cual sea la forma que elija, asegúrese siempre de seguir las dosis diarias recomendadas y no las exceda.

Su hongo debe provenir del continente asiático, en particular de China, Tíbet, India, Nepal o Bután. Es en estos países específicos donde crece naturalmente. Sin embargo, lo más frecuente es que se trate de un hongo cultivado en un sustrato de arroz. En este caso, asegúrese de elegir un producto de calidad de un cultivo sostenible y respetuoso con el medio ambiente (orgánico). Cordyceps sinensis debe contener vitaminas, minerales, proteínas y aminoácidos. Su composición debe ser lo más rica posible, especialmente si se quiere disfrutar de los beneficios del Cordyceps sinensis. Favorecer los hongos cultivados artificialmente en Francia, a fin de beneficiarse de controles de calidad eficaces.

En 1996, un investigador chino informó de casos de intoxicación por plomo, atribuidos entonces al consumo de cordyceps sinensis. Para evitar cualquier riesgo, es preferible favorecer los productos de alta calidad, sujetos a controles de calidad muy estrictos y rigurosos. Tengan en cuenta que sólo hay una forma efectiva de cordyceps, y es la cordyceps sinensis. ¡Cuidado con las falsificaciones!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *